Página principalBlogHornear con niños: así es como los niños adquieren una sensación de superación en la cocina

Hornear con niños: así es como los niños adquieren una sensación de superación en la cocina

hornearEntretener a los niños en casa, especialmente en los días con mal tiempo, puede ser un gran desafío. Una de nuestras actividades favoritas es hornear algo rico con los niños.

Hay muchas buenas razones por las que involucrar a los niños en la cocina; entre otras cosas, les da una sensación de superación, crea un disfrute de la comida e introduce al niño a nuevos sabores. Hornear es un buen punto de partida y, a partir de los 4-5 años, la mayoría de los niños pueden participar activamente.

Hornear también tiene un cierto elemento de aprendizaje, ya que en muchos sentidos es una combinación de matemáticas y química. El niño llega a conocer diferentes unidades de medida y aprende habilidades como lo importante que es el tiempo de cocción. Pocas cosas son más emocionantes que ver cómo una masa común puede crecer y convertirse en los pasteles más deliciosos.

Hornear es también una actividad que estimula los sentidos y le da al niño la oportunidad de practicar la motricidad fina. Y luego, por supuesto, obtienes un buen premio al final; algo sabroso que habéis hecho juntos.

Asegúrate de tener buenos utensilios para hornear y la altura de trabajo correcta

hornear

Hornear será más divertido para el niño si tiene la oportunidad de usar herramientas como un rodillo, una batidora, una espátula, moldes y herramientas para cortar. Puede comprar muchos utensilios de cocina especialmente adaptados para niños, como utensilios para cortar inofensivos. Una buena alternativa puede ser un cortador de pizza de teflón. Estos no son tan afilados como para que exista el peligro de que el niño se corte, pero lo suficientemente afilados como para dividir la masa.

También asegúrate de que el niño pueda sentarse o estar de pie en una silla o taburete estable para que llegue hasta el mostrador de la cocina.

Acepta que habrá más que limpiar

Permitir que los niños más pequeños puedan entrar en la cocina generalmente genera un poco de desorden adicional. No te extrañes si encuentras harina en los lugares más extraños durante días después. Para que el tiempo que paséis sea un tiempo de buena calidad sin demasiado estrés, puedes usar un delantal y ropa que resista la suciedad.

También es una ventaja tener un enfoque ligeramente relajado ante los derrames. Deja a tus niños amasar y exprimir la masa, espolvorear harina por todo el mostrador de la cocina y remover la leche aunque salpique un poco por el borde, es gran parte de la experiencia. Hornear les da a los niños la oportunidad de usar sus manos y sentir diferentes texturas. Esto es educativo y divertido, así que lo mejor es sentarse y dejar que se diviertan.

Pero incluso si permites que se derrame un poco, también es inteligente dejar que los niños aprendan que la cocción no está terminada cuando se pone la comida en el horno. Una vez que hayas terminado, puedes darle a tu niño su propia toallita para que pueda ayudar a lavar después.

El resultado puede ser regular en los niños más pequeños, pero el propósito es simplemente que aprendan que la limpieza también es una parte importante de la cocina (y luego, con suerte, evitarás ser el que en el futuro siempre se queda solo en la cocina lavando todos los platos).

Cinco consejos inteligentes para evitar “desastres provocados por la cocción”

 niños

Para que sea una experiencia lo más agradable posible, es aconsejable centrarse más en la experiencia en sí y no tanto en el resultado. Aun así, puede ser inteligente tratar de evitar los peores errores, ya que puede hacer que tanto tú como el niño perdáis el deseo de repetir la actividad. Aquí hay cinco consejos inteligentes para evitar “desastres de horneado”:

1. Empieza leyendo detenidamente toda la receta para hornear. Este consejo básicamente se aplica tanto si horneas con niños como si no, ya que es muy tedioso llegar al final de la receta y descubrir que te has saltado un paso o que te falta alguno de los ingredientes.

2. Deja que los niños rompan los huevos en un tazón pequeño. Conseguir romper su primer huevo es un hito para los niños y ciertamente una alegría que los padres no deben quitarles. Sin embargo, es posible que desees organizarlo de una manera que evite que muchas cáscaras de huevo terminen en la masa. Si al niño se le permite romper el huevo en un tazón pequeño primero, puedes quitar fácilmente las cáscaras de huevo antes de verter o tomar un huevo nuevo.

3. Verifica todas las medidas. Medir las cantidades es una parte importante del horneado y algo que a los niños mayores les gustaría hacer solos. Sin embargo, asegúrate de comprobar siempre que las medidas que ha hecho el niño concuerdan con la receta, es fácil confundir los decilitros con los litros.

4. No dudes en empezar con recetas sencillas. Hornear con niños no tiene por qué ser algo muy complicado y largo. Si tienes un hijo que es del tipo más impaciente, es inteligente que las primeras veces hagáis algo tan simple como muffins a partir de una mezcla preparada que compras en la tienda.

5. Dale al niño algunas «tareas de descanso». A veces es necesario que el adulto haga parte de la receta él mismo, lo que puede ser una buena oportunidad para delegar algunas tareas que pueden ser de la clase más sencilla a tu niño. Esta puede ser una actividad que no es absolutamente imprescindible para la receta, pero que el niño puede realizar por un tiempo por su cuenta. Por ejemplo, mezclando bien los diferentes ingredientes, clasificando los utensilios o contando cuántos tazones has hecho. Los niños a menudo pierden la paciencia rápidamente, por lo que puede ser inteligente tener este tipo de tareas listas.

Recetas de repostería aptas para niños

Puedes hornear cualquier cosa, pero es posible que desees no poner el listón demasiado alto las primeras veces. Elige una receta que se adapte tanto a tus habilidades como a las del niño. Los muffins, bollos, pan de jengibre y otras galletas son fáciles de hacer y algo que les gusta a la mayoría de la gente. Aquí hay algunos consejos sobre qué hornear con niños:

Buena receta básica para pan de levadura dulce

  • 1 l de harina
  • 1 paquete de levadura seca / 50 g de levadura
  • 3,5 dl de leche
  • 100 g de margarina
  • 1 1/4 dl de azúcar
  • 1 cucharadita de cardamomo

Procedimiento: Derretir la margarina en una cacerola y agregar la leche. Con levadura seca, la leche debe estar un poco más caliente que 37 grados, de lo contrario sube mal. Mezclar los demás ingredientes en un bol y agregar la leche templada.

El truco para una masa buena y aireada es amasar y dejar crecer. Cuanto más amases, mejor será la masa para trabajar. Preferiblemente de 8 a 10 minutos en una amasadora y un poco más a mano. El tiempo de después de amasar es el más importante. Aquí puedes necesitar de 40 a 60 minutos de espera para obtener los mejores resultados.

Esta receta básica se puede usar para la mayoría de las cosas, pero a los niños les gusta hacer sus propis bollos. Los bollos se hornean en el medio del horno durante unos 10-12 minutos a 220 grados. Siéntete libre de llenar los bollos con chocolate, pasas, frutas y otras delicias. Por último, puedes decorar con azúcar glass de diferentes colores y trocitos de chocolate. ¡Divertido de hacer, delicioso de comer!

Muffins de chocolate – 10-12 unidades

Muffins de chocolate

Procedimiento: Agrega la mantequilla y el azúcar blanca. Agrega los huevos uno a uno. Mezcle la harina, el cacao en polvo y el polvo de hornear y mezcla lo seco y lo húmedo alternativamente. Llena los moldes para muffins hasta dos tercios de su capacidad. Hornea a 175 grados en el medio del horno, unos 20 minutos. Adorna con azúcar glass y glaseado de pastel / Lacasitos / bayas. ¡Voila, es hora de divertirse!

Pastel de yogur

  • 1 taza de yogur
  • 2 huevos
  • 2 tazas de harina
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • ½ taza de azucar
  • ½ taza de aceite de soja
  • 1 cucharada de cáscara de limón rallada
  • 2 cucharaditas de azúcar de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • Mermelada de albaricoque o naranja

Procedimiento:

1: Pon el horno a 180 grados.

2: Mezcla los huevos y el azúcar en una fuente para horno.

3: Mezcla el aceite de soja, el yogur y la cáscara de limón rallada.

4: Agrega la harina, la levadura en polvo, el azúcar de vainilla, una pizca de sal y revuelve.

6: Forra un molde para pan con papel para hornear o engrasa un molde para pan con aceite y coloca la masa.

7: Hornea en el medio del horno durante aprox. 35-40 minutos.

8: Unta con mermelada de albaricoque o naranja caliente y disfruta.

Micro caramelos

  • 100 gramos de mantequilla
  • 4 cucharadas de sirope
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 4 cucharaditas de cacao
  • Cereal / muesli
  • Pasas
  • Polvo de coco
  • Semillas de girasol

Procedimiento: Coloca la mantequilla, el sirope, el azúcar y el cacao en un recipiente apto para microondas. Enciéndelo a la potencia máxima durante unos 50 segundos, retira y revuelve. Vuelve a colocar el bol y déjalo encendido a máxima potencia durante 2 minutos y 50 segundos. Vierte el cereal, las pasas, el coco y las semillas de girasol hasta que la masa esté lo suficientemente espesa (la masa debe estar húmeda / pegajosa, no seca). Vierte la masa en pequeños moldes de papel, déjala fría durante 2-3 horas.

¿Es un día aburrido en interiores y te apetece hacer algo más que hornear? Aquí encontrará consejos para actividades divertidas en interiores para niños.

La última publicación en el blog

Cargando..